domingo, 12 de abril de 2009

Domingo simple

Domingo 5 de abril

12:20 am fue lo que vi en el reloj cuando abrí los ojos. Tenía sueño y me sentía cansado pero era ese sueño que queda después de haber dormido demasiado, o en mi caso a destiempo. Me levanté y por pedido de Daniela y su progesterona que la llevaba a buscar pronto a su hijo, me fui a arreglar y en pocos minutos estaba ya abajo haciendo como que desayunaba con un pedazo de pan con atún. Salimos hacia donde mis suegros siendo atacados por el calor y el ligero tráfico que solo la perimetral puede presentar. Al llegar, la cangrejada aplicaba su ley y nosotros, expulsados del reino de los cangrejos, mirábamos de lejos hasta que un par de bollos de pescado, con limoncito y ají, vinieron a rescatarnos. La comida estuvo deliciosa y energizante. Mientras el partido de Barcelona sonaba de fondo, me fui a leer el periódico y ver si me deprimía un poco con las noticias, es mejor si vas por tu propia voluntad ¿sabes?

Estuvimos ahí un buen rato hasta que decidimos ir a casa. En el camino nos detuvimos en el mall del sur para pasar por comida que se necesitaba en casa. El Megamaxi estaba lleno y por lo tanto nos llevó algo de tiempo, aunque solo fueron 13 artículos. Extrañamente, un foco y un paquete de fundas de basura nunca llegaron a la caja, no recordamos con exactitud cuál de nosotros cometió el error, si yo los puse en la carreta equivocada o Daniela nunca los puso en la caja. Esta vez le toco a Daniela quedarse en caja, así que Daniel y yo salimos a pasear un rato por el mall. A la salida del megamaxi me pareció ver a mi antiguo profesor de matemáticas, pero no estoy seguro. Fuimos a dar una vuelta por la tienda de animalitos y luego y por insistencia de Daniel, le compré una paleta de miel en forma de spiderman en la tienda de productos naturales. Ahí justamente, la chica acababa de vender dos jugos coloridos en forma de algo, un payaso tal vez, en un envase de plástico de esos gruesos que ya casi no hacen. La manera de abrirlo era dando vuelta al plástico de arriba hasta que se separe, pero aparentemente era algo difícil de hacer, La chica encargada me pidió ayuda y me dio unas tijeras y luego entró en pánico cuando vio que el jugo se regaba por todos lados, que esperaba ¿acaso no me vio los dedos? Luego pasamos por los videos juegos y volvimos a la caja a ayudar a Daniela. Un par de fundas en la mano y ahora si salimos a casa.

Pero antes, un heladito para el antojado de Andrés. Fuimos hacia mi heladería favorita que resulta ser Sorbetto y me di el gusto de pedir una canasta, que no es más que dos bolas de helado en una canasta hecha de lo mismo que hacen los conos. Negrito Fudge y Fragolla (frutilla) fueron los sabores, bien contrastantes uno dulce y el otro algo amargo, pero ambos muy buenos. Compramos dvds ya que había una tienda cerca, uno escogimos los dos, que no es más que decir si a uno de los que ella te presente y que por supuesto tú quieras ver. Otro escogió ella y el último Daniel. Ahora si a casa.

Me di un baño al llegar y traté de dormir pero Daniel me lo impidió. Bajé a calmar una inoportuna hambre con unos sanduches varios. Luego subí y Daniela puso, primero un dvd de nuestra boda y luego "Marley and me" la película escogida por ella. La vi de reojo mientras trabajaba en la PC y para mi vergüenza lloré al final porque no hay de otra, o lloras o no tienes lacrimales.

Descubrí en internet que la palabra sanduche para referirnos al sandwich se utiliza únicamente en Ecuador y Colombia, siendo variaciones de esta las que se utilizan en el resto de Latinoamérica, aunque la palabra más común es emparedado. Huh.

Y luego me dio sueño súper temprano y aunque yo tenía otros planes, para las 10:30 ya estaba roncando. Según me cuentan.

3 comentarios:

Daniela dijo...

Marley y yo, lloré hasta el borde del sollozo...

Conciencia dijo...

Yo por eso me rehúso a verla.
Sabes que también cuando vi el Elvis del día, se me antojó, pero era muy grande.

Andrés dijo...

De ley que hay un "depeche" del día por ahí. Aunque a ver si Ataraxia no se opone.