lunes, 18 de mayo de 2009

Tres en uno

Tengo la costumbre de tomar datos respecto a lo que hago cada día para luego poder escribir de ellos sin problemas. El problema es que olvidé hacerlo por 3 días y cuando lo recordé ya era muy tarde. Es por eso que he decidió fusionar la entrada de aquellos 3 días en uno solo con el fin de ponerme al día en mi crónica y de producir un solo buen texto en lugar de 3 intentos llenos de huecos. A continuación el recuento de lo que puedo recordar de los días

Lunes 11 de mayo
Martes 12 de mayo
Miércoles 13 de mayo

Lo primero que viene a mi mente con respecto a estos días es que el martes y el miércoles después del trabajo buscamos la forma para asistir al cine. Era imperativo que vea Wolverine si quería mantener mis credenciales de geek y el martes finalmente lo logré. Respecto a la película diré que me gustó mucho pero que si habían unas cuantas “one-liners” trilladas que eran demasiado para mi. “Did you miss me?” dijo gambito y yo me retorcí en mi puesto un poquito. En general fue buena aunque creo que esperaba mucho más de ella y no lo supe hasta el final.

El miércoles vi Star Trek y me encantó. Disfruté increíblemente de la película, tal vez porque estaba con ganas de verla y abierto a cualquier cosa. Me ganan con facilidad los viajes en el tiempo y empezar la película con uno que además cambia el curso de la historia fue el gancho correcto. He visto muy poco de la serie original pero sabía suficiente para reconocerlos al aparecer y todos los actores hicieron un gran trabajo. En lugar de proyectar una seriedad típica de nave espacial, el ver a un grupo de jóvenes discutiendo y planificando la mejor estrategia en un ambiente caótico logró que conectara mejor con ellos y me sintiera identificado, además de verlos más humanos. El ver está película me llevó a investigar sobre la serie y descubrir que la intención del creador siempre fue la de un mundo donde la humanidad, con la ayuda de los Vulcano, ya había superado la mayoría de sus problemas como el racismo, la xenofobia y todos esos otros odios teledirigidos. Esta teoría me agradó mucho y no la veo imposible en el futuro, la veo muy posible, dentro de mí ahora y en mis descendientes que harán lo posible por enseñarle a la humanidad que es una sola.

Se también que estos días mi salud tanto física como mental, no se encontraban en el mejor estado. Un leve desinterés en las actividades del trabajo sumando a una apilación mental de tareas del hogar me hacían desear quedarme en casa. En otros tiempos mi irresponsabilidad era tal que hubiera faltado descaradamente pero ahora que he cambiado es mi cuerpo el que se encarga de darme razones y es muy común que si mi mente insiste o si mi voluntad falla, sea el cuerpo quien “alcahuete” y proporcione algún malestar o síntoma que me obligue a permanecer en casa. Se que puede sonar a invento pero no tengo razón para mentir, podría decir que falto por faltar pero es real, es como un sistema de protección mental en la que si las cosas se ponen muy pesadas el cuerpo bajo ordenes de la mente se encarga de que un descanso suceda.

El desinterés fue en crescendo para culminar en los eventos del jueves, pero el tedio y el desgano fueron tal que hasta las anotaciones que permiten que estas entradas sean más detalladas fueron convenientemente olvidadas por una mente que no quería hacer nada.

El lunes por la noche tuvimos sesión de rol y la hermana de uno de nuestros compañeros nos acompaño. Al principio estábamos preocupados porque el juego puede ser algo difícil para alguien que no lo ha jugado mucho, además de que está lleno de poderes y números que si no los conoces pueden confundirte un poco. Ella terminó sorprendiéndonos a todos comprendiendo fácilmente el juego y metiéndose en la historia, participando activamente y ayudando al grupo. Lo único fue una ligera incomodidad porque no encontrábamos en una situación especial, ya que acudimos, sin invitación, a la fiesta del mercader que habíamos salvado recientemente con la intención de que nos pague. Nos colamos al lugar y adentro descubrimos una orgía aparentemente manejada por un demonio situación que obligó a uno que otro personaje a desnudarse para pasar desapercibido entre tanta carne. Al final empezó una batalla pero nunca la pudimos terminar porque se hizo tarde.

El martes la noche fue normal, al final de la película descubrimos que en la misma sala un amigo nuestro del grupo de rol esperaba a la escena extra de wolverine. Nos tocó ver una en que wolverine bebe en Japón y la mesera le pregunta “¿bebes para olvidar?” y el responde “No, bebo para recordar” frase que adiviné a leguas y que cualquier otro que hubiera visto la película también adivinaría.

El miércoles en cambio Daniel se quedó donde mis suegros y de esa forma tuvimos la noche libre y fuimos a casa de un amigo que estrenaba ciertos juegos de mesa. Puerto Rico y Power Grid, juegos que se encuentran entre los mejores del mundo según él, eran sus nuevas adquisiciones. Al llegar otros amigos ya estaba ahí y disfrutaban de unas cuantas cervezas. Al parecer un poco de desorganización les había impedido empezar por lo que nos unimos al juego, en este caso fue power grid. El objetivo es comprar plantas de energía y recursos para poder iluminar ciudades y obtener más recursos, gana quien tenga más ciudades iluminadas.

Fue un juego divertido, sobretodo porque la compra de las plantas se realiza en subasta y eso pone a pelear a los jugadores para ver quien da mas por tal o cual planta, habiendo definitivamente unas mejores que otras. Los recursos también son más caros para el último que los compre y todo eso influye en el juego. Al final me llevé la victoria pero Daniela me siguió por un punto, seguro que fue algo de suerte de principiante.

Y esos son, creo yo, los eventos relevantes de aquellos 3 días, espero no olvidar mucho y si es así es lo de menos porque quedarán olvidados esos momentos para siempre, todo por mi falta de voluntad. Qué más da.

1 comentario:

Daniela dijo...

Te me robaste la victoria, aún no sé cómo, pero era mía mía mía.