domingo, 3 de mayo de 2009

Sorprendentemente temprano

Jueves 23 de abril

Fui algo más temprano al trabajo porque tenía mucho que hacer. Existía la posibilidad de recoger ciertos documentos pero al final no fue así. Fui sin problemas al trabajo y pude hacer todo lo que tenía que y hasta tuve algo de tiempo libre para ponerme al día con mi escritura. Lo único fuera de lo común que hice fue recoger y pagar la ventana o más bien la tela metálica para la ventana que mande a hacer y que tanto hacía falta en la ventana de mi casa, la original estaba destrozada de tanto abre y cierra.

Recuerdo ahora que también hice otras cosas pero no tengo ganas de editar el párrafo anterior así que las contaré aquí. Notamos el administrador y yo que algunas de mis responsabilidades ya sumaban más de lo que una sola persona puede llevar por lo que
decidimos buscar un asistente que pueda ayudarme con la organización del canal. Ahora es cuestión de encontrar a la persona indicada. Tengo varios amigos y amigas a los que me encantaría contratar pero lamentablemente necesito alguien con experiencia en tv y voz de mando, además de que ser jefe de tus amigos siempre puede traer problemas personales porque un jefe siempre llega a tener desacuerdos con sus empleados y no me gustaría ser "ese hijuep... que me hace quedar hasta tarde" en boca de mis amigos. Eran necesarios unos afiches para colgar en diferentes empresas de la ciudad en base a un convenio que se realizó con dichas empresas por lo que me pidieron amablemente que escriba dichos textos. Malinterpreté lo que me pidieron y me puse a trabajar en avisos publicitarios completos, supongo que impulsado por los recuerdos de las épocas universitarias de hacer avisos. Me esforcé más para mí mismo y quedé complacido con mis ideas aunque al final lo que necesitaban era un párrafo de texto con información bien específica. La nostalgia publicitaria se apoderó de mí.

El camino a casa estuvo lluvioso y oscuro porque salí tarde. Al llegar tuve una discusión con Daniela, ya ni recuerdo porque pero sé que fue suficiente como para que me fuera a encerrar al otro cuarto a hacer ejercicio. Cuando me fui a bañar la discusión continuó y al final resolvimos el problema, en parte para que me deje bañar en paz. Luego me dediqué a jugar con Daniel en varias actividades físicas que por lo general incluyen que lo levante o lo lance a diferentes lugares del cuarto, siendo el más común la cama. Cuando él se durmió yo me dediqué a comer y luego a escribir hasta que el sueño me alcanzó a las 9:44 pm, sorprendentemente temprano.

No hay comentarios: