viernes, 15 de mayo de 2009

Indespertable

Viernes 8 de mayo

Otro día de trabajo pero era mi turno de llevar a Daniel al maternal. Hacía falta ingredientes para su lunch así que paramos en la tienda y juntos compramos un guineo y una leche chocolatada. Lo dejé en el maternal pero al avanzar una cuadra volví para dejar una foto familiar que nos pedían, tal vez para alguna manualidad de día de la madre que ya venía.

Volví a casa a esperar unos documentos que traían a mi casa y como estaba algo cansado aproveché para dormir un poco. Esto no fue lo mejor porque empecé a tener sueños extraños cuya ubicación era el mismo cuarto donde estaba y la perspectiva era la misma que tenía en el momento por lo que varias veces estuve convencido de que lo que soñaba era real. Escuchaba a Daniela pidiéndome que me levante pero luego abría los ojos y ella no estaba, se me hizo difícil despertar y solo podía mover los pies hasta que ese movimiento terminó de despertar al resto de mi cuerpo. No volveré a dormir durante el día.

Finalmente pude irme al trabajo pero salí tan tarde que me fui almorzando. Allá conversé con una amiga que ya no trabaja en el canal y que ahora estudia sicología la cual me contó como recibía clases clandestinas de hipnosis y de paso me hizo un psicoanálisis diciendo que algo ocultaba pero yo le respondí que todos ocultamos algo.

Nos llegó una mala noticia laboral relacionada con una empresa competidora y eso nos puso a todos en un ambiente medio oscuro. Para cambiar el asunto salimos unos cuantos a recorrer la ciudad y por instrucciones de un compañero terminamos en un lugar donde vendían unas tortillas de verde deliciosas junto con unos jugos espectaculares. Mi mamá nunca me dejó comer en la calle y cada vez que tengo la oportunidad me quedo sorprendido por lo rica que es la comida. Cualquiera que sea.

Esa noche llegué a las 7:40 pm y Daniel estaba acrobático por lo que jugamos bastante con brincos y saltos y por supuesto acrobacias que incluían que él se pare en el techo con mi asistencia. Más tarde en la noche conversé un buen rato con Daniela, nos contamos nuestro día y luego me puse a escribir antes de dormir.

No hay comentarios: