lunes, 11 de mayo de 2009

¿Dónde está el pollo?

Domingo 3 de mayo

Nos llegaron dos periódicos y como buena pareja geek hicimos competencia de crucigramas. Quedamos empates porque las que no tenía uno tenía el otro. Daniel no vendría hasta la tarde por lo que decidimos irnos a ver Coraline en 3D en vermouth. Agradable película tal vez muy oscura para niños pequeños pero nosotros como adultos la disfrutamos bastante. Al salir de ahí quisimos hacer las compras pero la vagancia de manejar hasta otro lugar nos llevo a la avícola Fernández. En el lugar había productos como en un supermercado normal excepto por un producto clave que sin explicación no aparecía por ningún lado, el pollo. Era una avícola y no había pollo, solo pavo por todas partes. Claramente estaban tratando de deshacerse del pavo que sobró de navidad y su estrategia de esconder el pollo me pareció ruin pero efectiva, terminamos llevando pavo.

Pasamos luego por donde mis padres recogiendo unos papeles pero solo estaba mi hermana así que no nos quedamos mucho tiempo. Al volver a casa esperamos poco tiempo y llegó Daniel, lo recibimos emocionados porque lo extrañábamos y seguro que algo arrepentidos de enviarlo a Salinas por tanto tiempo, no creo que se repita eso muy pronto. Pasamos el resto de la tarde en actividades domingueras tales como dormir y navegar en internet hasta que a eso de las 6 llegaron Azael y Wendy que venían a visitarnos.

Ni bien llegaron fuimos todos al parque y Daniel dominó la tarde jugando con todos y trepando en las estructuras infantiles con Azael que sin descaro alguno se lanzaba por la resbaladera para niños poniendo el mal ejemplo y llevándome a mí a hacer lo mismo de puro curioso. Al rato salieron los mosquitos y volvimos a casa donde se hicieron varios juegos en la sala. Después subimos todos y en el cuarto navegamos por you tube viendo diferentes locuras hasta que Daniel exigió ver videos de spiderman y no dejó de pedirlos por un buen rato, se aprovechó ese momento de distracción para que tome la sopa, lo cual hizo él solo aunque regándose todo. No supimos como se hicieron las 9 de la noche y nuestros amigos se despedían, Daniel les exigió un beso y abrazo de despedida. Luego a dormir al niño y no mucho después a dormir los adultos.

No hay comentarios: