sábado, 16 de mayo de 2009

Enrollado o algo asi

Domingo 10 de mayo

Es imposible levantarse temprano después de una fiesta como esa así que recién a las 11 abrí los ojos aunque a Daniela le tomó media hora extra. Medios desganados nos vestimos y arreglamos para ir a donde mis suegros. Al llegar el hambre me acechaba salvajemente pero había que esperar pacientemente a la hora de comer. Me entretuve viendo en discovery una serie de programas de destrucción y explosión que parecía diseñados para hombres. Fue muy agradable ya que mi mal humor por no haber comido me daba ganas de destruir cosas. Finalmente comemos y me aseguro de no comer demasiado porque me esperaba aun el almuerzo donde mis padres. Disfruté de un delicioso pavo y me sentí revitalizado. Daniela estaba en peor estado que yo por la fiesta y eso que ella no bebió a mi solo algo de acidez me molestó y esta se fue después de comer.

Los hermanos de Daniela nunca llegaron a tiempo y nos cruzamos con ellos al salir para donde mis padres. Al llegar allá ellos ya comían y nos sentamos, mi hambre había vuelto y disfruté de un pollo preparado de una forma que no se cómo describir, enrollado o en medallones, no se precisamente como decirlo pero estuvo muy bueno. Ahí nos quedamos de largo, conversando y Daniel jugando con su primo. Los niños insisten en meterse a la piscina y mi mamá se mete con ellos, yo me quedo un rato afuera de vigía pero eventualmente me da sueño y casi sin darnos cuenta Daniela y yo terminamos dormidos en los muebles de la sala.

A las 6 nos levantamos mucho mejor y nos vamos no sin antes saquear la alacena de mis padres con provisiones para más tarde. Por ahí mismo salimos hacia el comisariato a completar para la semana y luego fuimos a casa. Mientras yo guardaba la comida Daniela se llevó al niño a bañar y a alimentar. Esa noche Daniel se durmió súper temprano y nosotros recalentamos la comida que robamos de donde mis padres y disfrutamos de una noche tranquila.

2 comentarios:

Daniela dijo...

Fue una buena noche y creo que fue la primera vez que descubrimos que Daniel y su primo ya están en edad de llevarse bien y jugar por horas.

Daniela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.