viernes, 15 de mayo de 2009

Abominaciones inmortales

Considerando que estoy atrasado, las actualizaciones de la semana que viene serán cortas y concisas para mantener la crónica de eventos y no perder el hilo de mi vida ya que por suerte el objetivo principal de este proyecto nunca fue el de llevar un diario sino otro que será revelado a su debido tiempo. A continuación el relato de los eventos del

Lunes 4 de mayo

Me levanto muy temprano y después de dejar a Daniel en el maternal tengo intención de ir directo al trabajo pero la ausencia de una persona quien debía firmar unos papeles en mi posesión me obliga a recorrer la ciudad en busca de otra persona autorizada para realizar esto. Este lugar quedaba cerca de casa de mis padres así que aprovecho para visitarlos y por unos minutos disfruto de la unión familiar a la que pertenecí hasta hace 3 años atrás. Momento corto y agradable que me llena de nostalgia y me hace sentir feliz de contar aún con mis padres y hermanas en mi vida.

En el trabajo se da la reunión semanal la cual demuestra ser muy buena ya que se mantiene la comunicación y se eliminan los problemas. Muchos más organizados hacemos anotaciones de todo lo que falta y no falta y se hacen los requerimientos por medio de cartas y no de gritos. Para algunos de ustedes con experiencia esto les puede parecer elemental en una empresa pero un dato importante que deben saber es que esta empresa es nueva, apenas 2 años y construida desde el piso, casi sin saber que seríamos un canal de televisión. Al principio solo una cámara de vhs y un par de micrófonos constituían todo el equipo y entre 3 a 5 personas empezamos a estructurarnos y crear departamentos. Es por eso que una reunión semanal es un paso importante.

Por motivos personales salí temprano a casa y luego de tratar ese tema tuve algo de tiempo para relajarme en casa. La tarde me tuvo metido en videojuegos y en planeaciones para la sesión de rol de la noche. A eso de las 8 salí a recoger a mis amigos y pronto estuvimos jugando. Fue una sesión interesante en donde rescatamos de las garras de un loco conocido como “El Patriarca” al dueño de la caravana que debíamos proteger. Estuvimos en una caverna subterránea, mohosa y apestosa, donde moraba esta ser que se dedicaba a crear abominaciones basadas en seres humanos, algunos que rogaban por la muerte. Al final darles eso fue lo más difícil porque este grupo de aventureros fue incapaz de decir como mataríamos al gran grupo de abominaciones que deambulaban por la caverna. Decidimos que lanzaríamos una descarga eléctrica, Ormandias el personaje de Virgilio y Ambrin mi personaje, ambos manejaban poderes eléctricos. El objetivo era que el agua que residía en el piso serviría de conductora y mataría a dichos monstruos. Al final no se murieron y solo se quejaron de quemaduras con gemidos de dolor. Dicho fracaso me desmotivó increíblemente y me dejó algo desinteresado en el resto de la sesión.

Luego de dejar a todos en su casa, me puse a bajar un podcast para mañana y luego a dormir.

No hay comentarios: