sábado, 18 de abril de 2009

Para zurdos

Martes 14 de abril

Arriba a las 7 y listos para la escuela, al menos en intención. Mi tarea fue vestir y peinar al nene mientras Daniela hizo todo lo demás. Ella se lo llevó al maternal y yo me quedé en casa un rato para arreglarme y salir.

Una vez más, es necesario que recoja objetos. Los paso viendo y voy a trabajar. Un día largo y aburrido, muy típico. Nada excepcional que contar. Al volver unos compañeros vinieron conmigo pero con ellos tampoco sucedió nada del otro mundo. Un ligero dolor de cabeza le puso un tinte gris a la tarde, producto del cambio de temperatura del aire acondicionado. Alguien más lo había puesto muy frio pero no quería confesarlo.

Al llegar a casa, Daniela me mostraba una revista ¡ELE! que había comprado, específicamente la parte de recortar para armar pequeños edificios de papel. "De pronto te interesa" me dijo y no se equivocó. Siempre he cortado chueco pero al momento de coger las tijeras, recorte fuera de las líneas. Pregunté a Daniela si era algo con la tijera y me dijo que sí, que estaba "dañada". No tenía nada flojo según yo y al darle mayor inspección, descubrí algo increíble. Las hojas metálicas estaban para el otro lado, estaba frente a una tijera para zurdos.

La cambié de mano, anhelante, y corté el primer trazo como si fuera el último. No podía creer, la exactitud, la facilidad, la velocidad, era increíble. Toda mi vida he cortado con tijeras para diestros y para mi cortar así era la única manera. Me sentí como alguien que se pone lentes por primera vez y se da cuenta lo ciego que estaba. Es posible que hayamos comprado esta tijera hace tiempo y olvidáramos que era para zurdos, es nuestra teoría al menos. La experiencia fue sorprendente de todas formas, pocas veces puede uno experimentar tal aumento de la destreza en tan corto tiempo, me sentí como un súper héroe.

Armé un pajarito o algo así, que no terminé de pegar porque fui interrumpido para realizar tareas de higiene en nuestro hijo, o sea a bañarlo. Me bañe con él y jugamos un rato con los muñecos. Luego salimos y me puse a escribir. También revisé la revista y me pareció muy buena y muy bien hecha, un gran contenido que siendo adulto me hizo dar ganas de tenerla de niño. Muy informativa.

Daniela propuso una película en dvd y yo sin mucha resistencia acepté. Igual tuvo que convencerme un poquito para ver "casi divas". Empezamos bien pero ahí por la mitad empecé a perder el impulso, aparte que estaba con sueño. No llegué al final, igual tampoco estaba tan buena.

No hay comentarios: