domingo, 5 de abril de 2009

Para no soñar

Domingo 29 de marzo

Resaca. reeeeeesacaaaaaaaa. No soy mucho de sufrir de estas cosas porque no me excedo pero como ya confesé previamente, no estoy seguro de todo lo que pasó, de pronto y bebí demasiado.
Me levanté a buscar el pavo que no hubo anoche, solo para descubrir que ya se había terminado. Estaba molesto porque no pude probar el pavo y era mi boda, pero pronto Daniela lo solucionó con un poco de dicho pavo que se encontraba congelado y escondido justamente para evitar "que se pierda". Era el día de la luna de miel y había que hacer las maletas y despedirnos. Primero de los padres de Daniela y luego fuimos donde los míos, donde pude comer un poco más de pavo que encontré por ahí. Luego bajamos a toparnos con nuestros amigos que iban todos juntos a pasar la tarde en la playa después de haber comido. Conversamos un rato de todo lo que pasó la noche anterior y luego nos despedimos. Era momento de tomar la carretera y salir hasta nuestro pre planificado destino de luna de miel. Alandaluz.

Esta magnífica y original hostería, construida principalmente en bambú, está ubicada frente al mar, posee una amplia y hermosa playa y está rodeada de espléndidos jardines, huertas orgánicas y bosquecillos de bambú.

En aproximadamente 2 horas de viaje llegaríamos a esta hostería con la que Daniela ha tenido una obsesión por los últimos 6 meses, en su cabeza este es el mejor lugar del mundo y desde que lo descubrió ha tratado de convencerme para ir para allá, ahora al fin teníamos una buena razón.
Yo soy honesto conmigo mismo y me acepto como una persona que necesita cierto nivel de entretenimiento constante para ser feliz. Este entretenimiento puede venir de varias formas, pero todas combinadas y de seguro un 50% de ellas requieren electricidad. Pero me estoy adelantando.

En la vía hacía Puerto Rico, provincia de Manabí disfrutamos de un gran clima y hasta hicimos unas cuantas paradas. Primero en montañita a comer algo luego en Valdivia al museo para conocer de cerca lo que podría ser una de las culturas más antiguas de nuestra zona. Daniela ha hecho unos trabajos relacionados con esa cultura por lo que ambos fuimos con mucha información y ganas de ver lo que el sencillo museo nos podía ofrecer. Hay por ahí una teoría que las personas encargadas de aceptar la época en que vivió la gente de Valdivia no le convenía mucho aceptar eso porque les des validaba algunas otras teorías que llevaban su nombre encima. El drama antropológico es de lo mejor.



Eso que ven ahí es una de esas cosas que en mi diccionario defino como tontería. Aparentemente habían colocado aquel lindo piso nuevo y decidieron cubrirlo con piedras y ramas para evitar que venga un gil y haga la grande. El problema, además de que los conductores de ida y vuelta teníamos que compartir un carril, es que ya todo estaba seco... desde hace rato.

Las ramas ya lucían marchitas y las piedras con algo más de experiencia en sus ojos. Y nosotros, asustados de cada bus de cooperativa que venía a toda velocidad, en curva y bajada, que solo lograba que entre gritos de miedo gire el volante para invadir al carril supuestamente prohibido por la gran autoridad de las ramas y las piedras.

Luego de un buen trecho de esto, y otro trecho normal nos encontramos con nuestro destino.


Un lugar maravilloso, tal como anunciado, nos recibieron bien y nos trataron aún mejor y al llegar a nuestro cuarto caímos como piedra de los cansados que estábamos del viaje y la fiesta. Eso fue como a las 4:00 pm, dos horas después nos levantamos desorientados y hambrientos, buen momento de ver si el restaurante era lo que prometían


Un café y un sanduche después, notamos lo buena que era la comida y el hecho de que todo lo que comimos lo hicieron ahí mismo solo lo hacía mejor. Pero después de eso empezó a oscurecer y las pocas luces en ciertas partes del lugar nos restringieron mucho la vista y el acceso físico. Volvimos al cuarto pero con ganas de salir a hacer algo, fuimos hasta la playa y la completa oscuridad nos asustó un poco, me he vuelto citadino, pensé. No que no he vivido en la ciudad toda mi vida pero siempre he tenido contacto con la naturaleza, viajes y estadías de varios meses por diferentes partes del país colorearon mi niñez y me dieron una confortabilidad con plantas y animales difícil de obtener de otra forma. Era de noche y juntos en la soledad de la naturaleza, en completa oscuridad y en nuestra luna de miel, hicimos lo que toda joven pareja haría en nuestro lugar teniendo la noche libre y toda esa energía.

Jugar scrabble.

Daniela ganó solo por un scrabble con la palabra cosiente que resultó no existir, sino yo hubiera ganado con mis 100 puntos vs sus 130. Fue a partir de ese momento, en que ya habíamos probado todos los recursos de entretenimiento que entraron en mi maleta que mi querida esposa se dio cuenta que este lugar, con tanta paz y quietud, no era para ella, cosa que yo supe de mi desde el principio y razón por la que empaqué el scrabble, el UNO y hasta un par de libros además del mp3 player a full con música y podcasts. Hicimos intentos de salir pero la oscuridad, el silencio y los mosquitos nos regresaron al cuarto enseguida. Esa misma noche, mientras tratábamos de que nos de sueño a las 10 de la noche, decidimos seguir explorando la ruta del sol/spondylus y ver que otra hostería, tal vez una con televisión por cable, nos podría recibir la siguiente noche.

Se que soñé con la fiesta, como si siguiera en ella. Cuando duermo muy temprano no logro dormir profundo, tal vez por eso duermo tan poco, para no soñar.

1 comentario:

Ataraxia dijo...

si que hijueputa es sonar con cosas que super reales como que siguieras en la fiesta... muchas veces luego de estar en noche de juegos me voy a dormir y sigo jugando y conversando con los amigos en el sueno.