sábado, 25 de abril de 2009

Normal es tarde

Lunes 20 de abril

Arriba a las 6:40 am, supongo que por la ruca temprana de la noche anterior. Me tomo algo de tiempo en la mañana para bajar podcasts pero aun así salgo temprano. Debo recoger papeles una vez más y lo hago. Luego a cambiar un micrófono a cierto centro comercial que rima con mall del sol. Se demoran increíblemente y hasta debo escuchar los coqueteos del payaso de la tienda mientras prueba el micrófono nuevo en los parlantes. Me voy abrumado hacia el patio de comidas en busca del algún bocadillo. Se supone que estoy comiendo saludablemente y estar ahí no ayuda. Después de pensar largamente en todas mis opciones, me voy por una botella de agua vs el batido de vainilla con helado y extra syrope de chocolate que rondaba en mi mente. Orgulloso de mi mismo celebro con un strudel de manzana, bueno, debo recompensarme para tener fuerza la próxima vez.

Al fin al trabajo, lo primero que hago es revisar la agenda de la semana. Me acuerdo de cosas pendientes y elimino algunas ya hechas, me quedo con una semana full, en especial con esto de las elecciones. A trabajar.

Gracias a mi organización previa avanzo con todas las cosas del día y me es posible salir temprano, ojo que cuando digo salir temprano, esta tanta como otras veces, nunca me refiero a salir antes de tiempo, temprano es salir a la hora de salida o en la próxima media hora. Mi trabajo a veces me exige quedarme hasta las 8:00 aunque debo confesar que 6:30 - 7:00 es más común o lo considerado normal. Por lo tanto temprano es realmente normal y normal es tarde. Debí explicarlo antes.

Daniela no estaba y tardaría en llegar, dándome tiempo para mis hobbies. Por alguna razón me sentí mal y en lugar de diversión desenfrenada recibí descanso frenado. Luego de una hora aparece Daniela, y yo no tardo en sentirme mejor, me pregunto si habrá alguna conexión. Pasa el tiempo y luego de convivir con la familia llega el momento de jugar rol, después de todo es lunes, establecido día de rol.

Salgo a la acostumbrada vuelta a la ciudad. Al ser el único del grupo en tener esposa e hijos, limito a los demás a venir a mi casa a jugar y siendo que no vivo en un lugar muy accesible, debo, para equilibrar mi situación, irlos a ver y a dejar. Años atrás me fastidiaba tener que choferear a mis amigos, pero con el tiempo me he dado cuenta que es poco el precio de "una manejada" a cambio de pasar una buena noche de charla con los amigos.

Al fin era la sesión final, el epilogo donde las cosas se cerrarían. Revisé mentalmente los detalles de la historia mientras llegábamos a la casa y esperábamos hasta que Daniela se desocupe de acostar al pequeño Daniel. Cuando estuvimos todos juntos, empezamos con los detalles. Luego de haber acabado con el dragón, nuestros héroes escuchan voces de entre el bosque y allí descubren a dos prisioneros, un pequeño y hábil halfling tipo frodo que se encontraba en medio escape cuando fue descubierto y un humano, un tipo algo viejo que resulto ser el senescal que es como el asistente personal del tío de Malakis, uno de los personajes. Hubieron serias revelaciones en este momento y luego de enterarse que el dragón, aparentemente, volvería a la vida a buscarlos uno a uno, descubrieron también la manera de acabar para siempre con este, si tan solo se encontrara esta arma especial.
Ahí les deje un gancho para el 2do arco, si es que llega a suceder.

Como ya habíamos planeado antes, al terminar mi sesión, empezamos otra, la de David. Ahora yo sería jugador y estaba listo. Mi personaje se llama Ambrin Hartan y es un humano swordmage que no es más que alguien diestro con la espada pero que también tiene conocimientos mágicos y utiliza estos poderes para ayudase en batalla. Su habilidad principal es un escudo de fuerza que le da gran defensa y es por eso que mi rol en el grupo es la de recibir los golpes y ser el que frentea a los enemigos, para que el resto pueda hacer el mayor daño.

En esta sesión, luego de buscar a un mercader al cual debemos proteger por contrato, damos con la caravana destrozada por un ataque y el mercader secuestrado. Seguimos el rastro y llegamos a un cementerio de carretas, donde fuimos atacados por veloces enemigos. Nos llevo algo de tiempo vencerlos, para ser exactos, hasta las 2 am, Daniela se cansó y se fue a dormir antes del final y dejo a su personaje en automático, disparando flechas desde lejos. Al final me fui a dejar a todos y estuve de vuelta como a las 3, considerando conversaciones del camino que hacen ir más lento. Me acosté con deseos de seguir peleando, pero consciente de que ya era suficiente.

No hay comentarios: