lunes, 30 de marzo de 2009

No estoy muerto

Ni ando de parranda, ya está fuera de moda. Resulta que estoy de viaje y he pasado por lugares tan recónditos y exóticos que recién logro tener algo de acceso a Internet. Pero ha sido muy difícil, ahora mismo, Juan, el chico más ágil del pueblo, se encuentra en lo copa de la palmera más alta, sosteniendo un alambre de púas oxidado y un platón sopero que hacen las veces de antena satelital para que mi mensaje pueda llegarles a través de los internets, todos ellos.

En cuanto vuelva prometo seguir, he llevado apuntes de todo para que mi memoria no me haga malas pasadas. Ahora me voy, ya se cansó Juan y le tengo que pagar con concha spondylus y cristales brillantes.

1 comentario:

Conciencia dijo...

Yo también quiero mi luna de miel :(