domingo, 15 de marzo de 2009

Exprimiendo el día

Sábado 14 de marzo

Estaba confundido. Juraría que era día laborable y en cuanto me di cuenta que no, una alegría que no sentía desde los días que se suspendían las clases me embargó y se llevó mis muebles. Eran las 7 am y yo sin mucho sueño porque había dormido temprano, tenía muchos planes en mi cabeza y era tan osado que pensaba que podría hacerlos todos.

Ese día teníamos sesión de rol por la tarde, y por la mañana debía ir al trabajo a dejar los cheques de la quincena que de seguro los empleados esperaban con los ojos llorosos de la emoción. Tenía que depositar mi cheque, cambiar el aceite de mi carro y planeaba cortar mi pelo también, además de pasar por el súper mercado a hacer las compras de la semana. Decidí que aprovecharía la mañana y me bañé temprano mientras mi pequeña familia seguía roncando. Justo antes de salir Daniela se despertó por lo que alcancé a despedirme y explicarle brevemente la naturaleza de mi plan.

Primero debía pasar por donde mis padres recogiendo un cheque. Mi familia me recibió y conversamos hasta aproximadamente las 9 de la mañana. Todos estaban de buen humor y me comentaron de un viaje que mi madre y una de mis hermanas harían próximamente, le dije a la segunda que me consiga en algún gamestop los juegos anteriores de guitar hero usados. Ahora que tenía la guitarra me dieron ganas de jugar otras canciones que me gustan más, como ya dije antes el World Tour no tiene muchas canciones de mi agrado, algunas pero no muchas.

Salí de ahí y después de tomar el camino equivocado y perder tiempo, me dirigí al banco. Entré y salí muy rápido, con algo de dinero en los bolsillos para comprar la comida más tarde entre otros planes. Partí para la oficina pero en el camino me llamó Daniela preguntando mi opinión frente a la idea de que Daniel se fuera con mis suegros a la playa. La idea era tentadora, un fin de semana sin tener que cuidarlo significaba muchas más actividades divertidas fuera de casa y sobre todo una Daniela sin estrés que es realmente lo mejor que puedo pedir. Por otro lado no lo había visto mucho últimamente, el jueves durmió fuera de casa y este día salí antes de verlo despierto. Le dije a Daniela que no sabía y que vea primero como reaccionaba el niño a la idea.

Al llegar al trabajo dejé esos cheques y luego me puse a trabajar en un comercial. No me quedé mucho tiempo pero antes de irme vi algo muy muy raro en un tacho de basura. No lo contaré hasta que tenga la evidencia en mis manos porque podrían no creerme. Al viajar de regreso Daniela me volvió a llamar a contarme que ¡el niño ya se había ido! Al parecer mis suegros estaban ya camino a salinas y pasaron por la casa con todos los primos relajosos de mi hijo, el cual vio la tropa y se olvidó de sus padres subiendo con velocidad al vehículo, sería un fin de semana libre.

No sabía si ir a cortarme el pelo o ir a casa primero, al final hice lo segundo para que Daniela me acompañara. Descansé un rato y salimos y me di cuenta que había olvidado cambiar el aceite del carro, algo que planeaba hacer mientras estaba en la oficina, oh bueno.
Fuimos primero a buscar donde comer, como estábamos por urdesa paramos por fruta bar. Daniela pidió un sanduche Buffón que llevaba champiñones, pollo y una salsa de tomate parecida a la de una pizza, que hizo que ella no dejara de hablar de ese sanduche por el resto del día, aunque casi se empacha. De ahí fue el corte de pelo en un salón femenino. Y lo digo sin vergüenza, es mucho más agradable que te corte una mujer que un hombre, hace la cercanía menos incomoda, sobre todo cuando hay manos que se mueven de aquí para allá, acomodando tu cabeza en la mejor posición posible. Además puedes ser vanidoso y no te juzgan. Fantástico.

Se nos hizo tarde y ya no pudimos pasar por el súper mercado, teníamos que recoger a Arturo y David en casa del primero para ir a mi casa a jugar rol, Virgilio nos alcanzaría al rato y podríamos resolver el destino de la banda de aventureros y el gigante metálico que acababan de vencer.
Demoraron en salir y luego pasamos por una tienda comprando bocaditos para el evento. Estuvimos en casa pronto y conversamos y planificamos varias cosas tratando de hacer tiempo hasta que llegue Virgilio. Al final decidimos empezar sin él, decidiendo que su personaje había perdido el conocimiento en base a la cantidad de daño que había recibido. Claro para salvaguardar su honor hicimos que el personaje se escondiera entre los árboles para no ser visto por sus compañeros. Los demás se vieron en un aprieto al llegarles información que una segunda ola de enemigos podría llegar en cualquier momento y el jefe de ellos, que aún estaba atrapado en la armadura gigante podría darles información. Salieron con el plan de moverlo por medios mágicos y físicos, creando un disco flotante capaz de cargar la tonelada que pesaba el gigante pero incapaz de ponerse debajo del gigante. Los tres hicieron lo posible por empujar sin mucho éxito. Luego llegó Virgilio y por lo tanto su personaje, que ayudó a poner ese gigante sobre el disco flotante, justo a tiempo. Se movieron, se escondieron y vieron llegar a los soldados, que no fueron tantos como pensaban pero de todas formas sea armó un pleito que terminó en pelea.

Jugamos hasta las 8:30 pm para salir apurados porque en el transcurso de la tarde, Azael y Wendy nos habían invitado a su casa a una noche de juegos. Me cambié con velocidad y partimos, dejando a Arturo en su casa en el camino, Virgilio vendría con nosotros y David se movió por su lado. Al llegar donde Aza y Wendy empezamos con la tertulia. Abrimos un vino muy bueno y conversamos mirando las estrellas. Virgilio estaba cansado y decidió irse, quedamos los demás conversando un rato más hasta que llegó un vecino de los anfitriones, un chico buen dato que se unió a la noche de juegos. Como él había colaborado con los juegos que esa noche jugaríamos, conocía bien las reglas. Empezamos con tabú, hombres vs mujeres. Perdimos pero únicamente porque Aza y yo estamos tan acostumbrados a los juegos de mímica que no usábamos las palabras suficientes para dar pistas. Después jugamos scene it, donde ganó Daniela pero yo no me quedé atrás o al menos no tanto. Luego jugamos boogle, juego muy interesante que por suerte ya habíamos jugado antes. El dueño del juego ganó pero Daniela quedó en segundo y yo de tercero con diferencias muy pequeñas en el puntaje.

Así se fue la noche, bebimos comimos y jugamos hasta que se hizo tarde y nos fuimos. Llegamos a casa como a las 2 am. Daniela casi se queda dormida prácticamente de pie mientras que yo no tenía ni gota de sueño. Estuve viendo videos en you tube hasta las 4:30 am, momento en que tomé la decisión de irme a dormir, impulsado únicamente por mi lógica y no por mi cansancio.

No hay comentarios: