miércoles, 25 de marzo de 2009

El divorcio de mis sueños

Martes 24 de marzo

Sigue mi malestar, ahora si estoy decidido a ir a un doctor. Me entra el pánico de pensar que puedo sufrir algo más grave que una simple gripe, tal vez tuberculosis o neumonía. Esas cosas solo suenan ridículas cuando las digo en voz alta pero cuando se me ocurren en realidad suenan como una posibilidad o una realidad. De esto se trata ser como yo, mi propio enemigo. Por suerte en mayor parte ya lo he superado, para todos mis problemas mentales he desarrollado técnicas que me ayudan a vencerlos. En este caso, decirlo en voz alta y escuchar a Daniela reírse ayuda mucho.

No hubo cita sino para las 6:00 pm, me sentía terrible y no quería ir a trabajar, pero tenía unos papeles importantes que llevar así que no tuve opción. En el camino mi energía era muy baja y estaba molesto por tener que manejar en esas condiciones. Al llegar no tuve mucha motivación para hacer nada, le di vueltas al internet y me puse a escribir. Terminé un par de cosas pendientes pero tenía algo grande que hacer pero que no pude ni empezar. Tenía hambre pero no apetito por lo que solo me comí la mitad. A eso de las 3:30 decidí irme, ya no podía más.

Al llegar a casa no estaba mi familia. Me recosté a ver tele casi sin ganas. Al llegar Daniela ya no quedaba mucho tiempo, ella se cambio de ropa y el año viejo que era yo se alistó también. Ella manejó y llegamos al doctor con exactitud real, al punto que dijeron mi nombre mientras caminaba hacia el consultorio, ni siquiera tuve que detener mi paso, caminé directo a la silla.

Un examen completo después fue diagnosticado con larengotraqueitis aguda pero el doctor dijo que era un "fuerte catarro". Entre otras cosas mi presión era 120/70 lo cual es muy bueno porque solía sufrir de presión alta relacionada con estrés y mala alimentación, para el estrés también desarrolle técnicas de relajación que han funcionado muy bien, ya no recuerdo la última vez que me exalté al punto de subir mi presión.

Pero también subí de peso.

Eso no es bueno, no por vanidad sino por salud, me he descuidado y el hecho de empezar a ejercitarme de nuevo cae muy bien, pero el día anterior y este no moví ni un dedo. Ya son dos días pero de eso no pasará. Salimos del doctor con mucho mejor ánimo. No me sentía mejor físicamente pero tenía ganas de divertirme o algo así que fuimos a pasear a san marino. Dimos vueltas decididos a comer pero indecisos acerca de donde hacerlo. La economía jugó en nuestra contra y después de ver mucha ropa y zapatos que no nos compraríamos, salimos a comer al gordo y al negro en Víctor Emilio Estrada. Normalmente no frecuentamos lugares así pero amigos nuestros nos llevaron dos veces ya y hay que aceptar que la comida frita, aunque no muy saludable, sabe maravillosa. Mi conclusión de las observaciones en el lugar, para cualquiera que tenga curiosidad, indican que en el lugar no se encuentra ni un gordo ni un negro, la falsa publicidad no llega muy lejos.

EDIT: Había olvidado un evento importante que sucedió en san marino. Cuando llegamos no había mucho espacio para parqueo y tuvimos que ponernos medio lejos de la entrada, en el camino hacia la puerta vimos un desconsiderado que se había parqueado en la mitad de dos espacios. En mi opinión no era necesario hacerlo, pero ahí estaba el muy sabido, en la exacta mitad, como si le hubieran explicado mal y pensara que la línea pintada es para ayudar a parquear recto en el espacio. Bueno, quien soy yo para decirlo, véanlo ustedes mismos, aquí la foto para vergüenza pública del individuo.

Nótese el resto de espacios llenos.


Luego pasamos por la farmacia y de ahí a la casa. Al llegar tuve tiempo para hacer muchas cosas pero nada de ganas. Merendé sin motivación y decidí dormir temprano, tomando todos los remedios con la esperanza de levantarme sintiéndome mejor. No fue una buena idea acostarme tan temprano.

Tenía algo parecido al sueño pero como mi mente no está acostumbrada a dormir tan temprano, me la pasé entre dormido y despierto, soñando de todo un poco y estirando mis brazos interactuando con los sueños. Sé que fue así porque en una me levanté de la cama y me golpee con la ventana, tratando de atrapar a Daniel de algún peligro en mis sueños. Al final me terminé de levantar a la media noche, con un ataque de tos salvaje ocasionado por quien sabe que. Horrible.

Me volví a dormir pero tuve la peor pesadilla que he tenido en mi vida. Soñé que Daniela salía a recibir a todos mis amigos a la sala pero sin ropa, y yo armaba un escándalo de proporciones épicas. Nadie me apoyaba y ella se portaba terrible, pero mi mente no se detuvo ahí. Al parecer mi mente me llevó por todo el horrible proceso que sería discutir una y otra vez en diferentes ocasiones al punto de la separación. La depresión posterior, la búsqueda del apoyo de los amigos, la rabia, la ira, el deseo de lanzar cosas por todos lados hasta el punto de aceptar que no podríamos funcionar más juntos. Les aseguro que mi mente usó las 9 horas que dormí para darme ese sueño completo y sin cambios sin sentido como los sueños suelen ser. Fue la pesadilla más larga y horrible que he tenido pero sobre todo la más real y yo caí por completo. Recuerdo tener ahí dentro la lógica de alguien despierto por lo que no entendía porque Daniela haría algo así y seguiría peleando su postura, pero me deprimí tanto como lo haría en la vida real y experimenté sentimientos que nunca había sentido. Aprendí que dejar a Daniela no sería tan fácil, aunque ella me diera motivos y yo tuviera razón, mi corazón quedaría destrozado.

Cuando me levanté, uno diría que me sentí aliviado, pero no fue así, aunque eso ya es historia para mañana.

3 comentarios:

Conciencia dijo...

Que carep el del parqueo, ahí esta.. e insisto, los de los carritos grandes que se creen los gallos en las calles... y en los parqueos, buena foto!

Jajaja que risa el sueño, uno despierta con el amargo en la cara, pero tranqui, que soñar que uno o un ser querido se pasea desnudo/a es más común de lo que parece y refleja temor al bochorno. Yo me he visto en pelotas haciendo un examen en el colegio.
(que menos mal era de señoritas jaja)

PD: para alivio rápido y momentáneo, toma Sinutab noche. Te quita de raya pero te awantas el sueño.

Andrés dijo...

Tiene sentido el temor al bochorno, considerando el gran evento que se viene el sábado y el miedo que tengo de desmayarme en público o algún otro ridículo del que me conozco que soy capaz.

Azael dijo...

que mamaverga el del parqueo, porque no le rayas el carro por lo menos?
sabes creo que lo que te hace falta es algo de saludable deporte competitivo, ya veremos que se me ocurre.