sábado, 21 de marzo de 2009

Dos veces millonario

jueves 19 de marzo

Los detalles de esta mañana se me escapan. Y van en un carro rápido. Sé que llegué al trabajo pero no recuerdo en qué circunstancias. Supongo que si es así no debe haber sucedido nada muy importante. Según Daniela, ella se fue temprano y yo me quedé con Daniel un rato. Sé que no quería despedirme de él, porque recuerdo este sentimiento de tristeza.

EDIT: ¡Me acordé! No sé cómo pero un gran bloque de memoria volvió y aquí están los detalles de aquella mañana que se escapaba en carro veloz pero se quedó sin gasolina. Tuve que ir a la urbanización las garzas cerca del centro comercial San Marino a retirar unos equipos en una empresa. Fui y una chica me recibió amablemente y me dijo que debía esperar al menos 25 minutos hasta que llegue aquel equipo. Le dije que debía hacer otras cosas y que volvería, le dí mi número de cel para que me llame cuando el equipo este ahí. Me fui a san marino, no estaba mintiendo cuando dije que debía hacer otras cosas. Originalmente debía ir a la, oh maravillosa, bahía a comprar cassettes, donde me salen más baratos, pero por falta de tiempo los compré en Ecuacolor, considerablemente más caros y con tiempo de espera extra por ineptitud. Luego de eso me senté en medio de san marino indeciso respecto a qué hacer con mi tiempo. Primero llamé a Daniela y conversamos un rato, luego me puse a ver tarjetas y muñecos en action planet, luego pensé que deberían haber más muñecos de los beatles, luego pensé que unos con los trajes que usaban al principio serían una bonita colección, luego me acordé del clásico traje con corbata negra fina que usan en tantas películas, reservoir dogs por ejemplo y luego decidí que quería uno de esos para mí. Fui a Deprati pero era Deprati Hogar aunque tardé en darme cuenta. Avance hasta el siguiente lugar que vi con camisas, pinto. Entré y pregunté por camisas blancas llanas, me hicieron esperar y mientras tanto revisé unos paquetes de medias en oferta que al final decidí llevar también pero que me quedaron algo pequeñas porque eran para tenis aunque eran talla 14. Me probé la camisa y estuve muy feliz, pregunté si tenían corbatas pero no y justo en ese momento me llamaron para retirar el equipo. Salí con velocidad y menos dinero a buscar ese equipo y luego partí a la oficina.



En el trabajo fue un día largo y tortuoso que consistió en llevar mi PC y sacar los discos duros de las otras máquinas e instalarlos en la mía y limpiarlos de virus. Cada una llegó a tener más de 5000. Este proceso me llevó casi todo el día y no pude avanzar con mi trabajo para nada, es como si hubiera faltado. Tuve tiempo para chatear y me mantuve entretenido casi toda la tarde contando historias viejas. No podía hacer nada más porque estaba trabajando en la PC de mi casa no la de la oficina y en esa no tenía ninguno de los archivos necesarios.

Hubo una crisis microfonal y el administrador decidió ir el mismo a comprar los micrófonos nuevos. Me tocó esperar a una de las personas con las que se fue a que vuelva con una factura y el único micrófono que logró comprar porque no había más. La factura la necesitaría para retirar otro micrófono y unas audífonos que llegarían la próxima semana y el día siguiente respectivamente. Esperé hasta casi las 6:30 pm.

Al salir para casa llegué súper cansado pero con poco tiempo. Tenía una cita con el cura de nuestra parroquia porque, bueno, hay algo que no les he dicho y es momento de ser honesto con ustedes porque creo que ya nos conocemos de casi 40 días y hay que celebrar esta amistad imaginaria. Es muy sencillo, el sábado próximo me voy a casar. De nuevo. Por mi propia voluntad. Con la misma persona.

Hemos estado envueltos en preparativos, o más bien Daniela y yo tratando de pasar por debajo de todo, sin ningún problema con lo que la ceremonia representa pero, si algo pre-nervioso por la ceremonia en sí. Supongo que es difícil para mi sentir lo mismo por la ceremonia que por lo que representa, siento como si fuera a celebrar mi cumpleaños en un lugar público, como si nadie me conociera.

Y bueno, todos me conocen así que no debería ser tan terrible como la última vez. Aquella vez nos dieron algo rosado en un vaso de shot que después descubrimos era algo salmonelesco. Se supone que es la boda que no tuvimos, pero yo estoy más emocionado por la luna de miel, o hasta por la fiesta. Creo que son sensaciones naturales en el hombre, si no que alguien me corrija.

En fin, teníamos que hablar con el cura para que nos diera un certificado de curso pre-matrimonial. Nos sonaba algo ridículo con 3 años de feliz matrimonio encima pero hay que hacer lo que hay que hacer. Nos atendió rápido y en menos de 3 minutos estábamos en el carro de nuevo. Volvimos a casa, yo muy cansado ya que no tuve descanso entre llegar y salir a esto de nuevo. Necesitaba relajarme. Daniela había traído a su prima de visita y entre los tres pasamos una noche chévere, conversando, comiendo, viendo tv y jugando guitar hero. Vimos un programa llamado mundo de millonarios en travel and living o al menos creo que fue ese. Trataba de un tipo que se hizo millonario dos veces, la primera se lo gastó en tonterías. la segunda ya no y por eso estaba en el programa. Era salvajemente rico y fue cantante en los 60s y ahora tenía un estudio de grabación y hasta una casa disquera, aunque no se hizo rico con eso. Qué envidia le teníamos. Nos dio odio por la manera en que señalaba su yate y nos lo mostraba y luego decía la palabra yate, pero de una forma especial, no decía yate sino yate y eso era odioso. Apagamos y a dormir, el se puede quedar con su yate.

No hay comentarios: