viernes, 27 de marzo de 2009

Cazado

Jueves 26 de marzo

Aún no estoy bien. Ya empieza a afectarme mentalmente. No es la primera vez que algo me dura más de lo normal, ya antes he sufrido de extrañas infecciones que sorprenden a los doctores y me tienen convaleciente más de lo que a una persona normal. Lo peor de estas situaciones es la falta de comprensión por otros que no pueden entender como alguien puede seguir enfermo y asumen que es teatro. Tengo mucha resistencia mental para los dolores porque los he sufrido bastante en mi vida, pero en este caso está la ansiedad de estar enfermo durante mi fiesta de boda, donde planeaba emborracharme. Acto totalmente sin sentido si me siento sin ánimos e incomodo. La luna de miel es lo que más me angustia ya que en mi primer matrimonio, el civil, nunca tuvimos una de esas, estoy muy emocionado por tomar vacaciones de la rutina, mi enemigo mortal.

A las 9:00 am Daniela me hizo vestir con velocidad, por lo que opte por la técnica ahorra tiempo de emergencia, zapatos sin medias. Había que ir a la iglesia a firmar unos papeles y todo eso. Llegamos bien, en una mañana lluviosa, yo con paraguas para no empeorar mi salud. Al final el cura no nos pudo atender, Daniela solo se llevó unos papeles y quedamos en volver a las 6:00 pm. De ahí de vuelta a casa a arreglarme correctamente.

Llegué algo tarde al trabajo por todo el asunto previo. Allá ni bien llegué me puse a trabajar, tenía un comercial importante que editar y era imperativo dejarlo listo. Normalmente dejaría cosas para el lunes pero como no estaría de vuelta sino hasta el miércoles había que acabar con todo en la agenda. No me detuve ni un segundo, este comercial requería muchas tomas distintas y había que identificarlas todas en un mar de video. 4 horas seguidas de trabajo, incluyendo locución y texto sobre impreso, pero quedó listo. El resto del tiempo pasé ajustando otros detalles y recriminando a gente por llegar tarde. Salí 5:10 con todo el apuro del mundo, consciente de que me toma entre 40 minutos y una hora estar en casa dependiendo del tráfico. Daniela me estuvo llamando para controlarme y la calme confirmando mi salida. Llegué y después de morder una galleta, porque moría de hambre, salimos a la iglesia. Ahí nos encontramos con una amiga que sería nuestro testigo en el asunto de firmar. El cura nos leyó lo que era necesario leer y luego todos firmamos. En menos de 10 minutos estábamos afuera. Según nos dijo la secretaria, por error del cura, firmamos hasta donde no debiamos firmar aún asi que según ella ya estabamos casados, al menos en papel. Me sentí como engañado, me quitaron la opción de dudar o de huir en globo aerostático, no que lo fuera a hacer, amo a Daniela y estoy seguro de lo que hago pero me agradaba saber que podía propiciar tan dramático momento como una huida. Igual fue como una trampilla, una de toda la vida.

Había planes flotando por ahí, primero para reunirnos en casa de David a jugar alguna cosa, Virgilio no podía sino hasta las 10:00 porque se iba a una obra de clauns de la hermana y nos invitó. Daniela tenía una reunión con sus damas respecto a vestidos y esas cosas pero era más tarde, descubrimos que su prima, que iría a la reunión de los vestidos después, estaba en dicha obra porque otra amiga iba a participar. Comentando con David nos pareció buena idea ir todos, toparnos allá y luego quedarnos en casa de este jugando mientras las chicas iban a su reunión. El problema es que no había mucho tiempo, por lo que salimos apurados hacia la alianza francesa, lugar del evento.

Al llegar el parqueo era escaso y luego de encontrar uno en una alejada esquina, un tipo raro con un papel nos pidió dinero para algo que no quedó muy claro por su incoherencia al comunicarse. Me negué con la certeza de no cargar ni un centavo encima, la obra era gratuita. Al llegar allá descubrimos 2 cosas terribles, la primera, que ninguno de nuestros amigos había llegado, la segunda, el lugar estaba lleno y no dejaban pasar a nadie. Esperamos 10 o 15 minutos afuera, haciendo llamadas informativas a nuestros amigos, que formaron rápidamente planes alternativos. Nos fuimos con el gusto de, por lo menos, haber salido a pasear un rato. Me manejé hasta la casa y Daniela salió para su reunión. El pequeño monstruo me recibió emocionado y juntos subimos a ver tele.

Como todas las noches, se puso como loco al ver lazy town, tratando de imitar a sportacus y sus piruetas mientras mis nervios se destruyen al ver como cada vez casi se cae. Me puse a escribir y luego, cuando vi que era hora de dormir, apagué todo, como otras veces. Pero esta no era como otras veces.

Daniel perdió el control, llorando desconsoladamente y pidiendo a gritos que prenda la tele. Esto ya lo ha hecho antes, pero siempre se rinde y se queda dormido, es más cuando llora así de fuerte solo es un indicativo de que está cansado pero no lo quiere aceptar. Yo no cedí al igual que otras veces, pero inusualmente el tampoco y después de tratar por mucho rato de convencerme, se calmó y me pidió que llame a su mamá, trampa en la que ilusamente caí.

Al escuchar la voz de su mamá volvió a llorar y a pedirle a la antes mencionada que venga a dormir con él y a darle las quejas de que no quería prender la tele. Ella se quedó desconsolada pero la calmé y le dije que no se apure. Me cansé del llanto y prendí la tele. Daniel se calmó inmediatamente, se acostó a ver Aladino (de Disney, no el rockolero) y a los 3 minutos, sin exagerar, se quedó dormido. Que niño para necio.

Me quedé escribiendo y para cuando lo noté ya eran más de las 11 y Daniela ya volvía. Publiqué y me preparé para dormir. Como la tos seguía torturándome decidí dormir con un vaporizador al lado, prácticamente en la cara. Fue una noche muy calurosa para los 3, ya que al venir Daniela con su prima, el niño tuvo que dormir con nosotros para que ella tome su cama. Él se la pasó pateando y despertándose a cada rato quejándose del calor, yo igual sudé varias veces y me despertaba a cambiarme la camiseta, no quería correr riesgos con esta gripe idiota. Al final, no dormí tan bien, pero me desperté mucho mejor.

2 comentarios:

Luna dijo...

Seguramente después de la Honeymoon regresarás mejor... Todo el virus que traes encima quedará por alli...
Suerte!

Andrés dijo...

¿Qué perfume usas que adivinas?

Ya te enterarás de todo lo acontecido en lo que lo llamo "el largo fin de semana del salvaje terror" o "la luna de miel"

Igual gracias por leer y por los buenos deseos.