lunes, 16 de febrero de 2009

Inutilidades

Es imposible viajar por las carreteras del Ecuador y mantener el carro limpio por más de 2 días. En aquel vídeo del día sábado en que yo insisto y nadie me refuta (lo cual deja claro que tengo la razón) la posesión y posterior exorcismo hidráulico del automotor, hago un display del lavado realizado al carro en cuestión. Ahora vean, hoy lunes, como se encuentra el mencionado




Si ven. ¿cómo hacemos? ¿qué ahuyenta al polvo? ¿alguien sabe sus oscuros secretos? Quiero chantajear al polvo y así evitar sus constantes ataques a mi imagen, porque es eso lo que sufre daño, no el carro sino mi imagen, mi ahora imagen de "tipo que no lava el carro lo suficiente", pero en serio que lo hago.

Un cumpleaños más, uno menos. He comido torta, más dulce porque no debía comerla pero hey, al menos no comí dos, y pude. No tengo apuro en volver a casa porque Daniela siempre hace sonar todo como si me esperara mucho trabajo. Hay tareas que yo logro hacer divertidas, pero el asunto es un estado mental y si desde ya me las lanzan como tareas y existen llamadas constantes para recordártelo pues la motivación se desinfla. Culpo un poco a la mente creativa que te juega sucio y de por si te juega porque si no haces las cosas de una forma no responde igual, molesta ser víctima emocional de la manera en que te pidan las cosas pero que más queda es el precio que hay que pagar, una batalla más. Tonterías.

Había algo más de lo que quería hablar pero ya me olvidé. Qué tan importante puede haber sido si no me acuerdo. Ya volverá.


No hay comentarios: