viernes, 20 de febrero de 2009

Gracias María Félix

Quiero empezar esto agradeciendo a María Félix por las incontables ocasiones en que me ha salvado de la derrota. Su larga carrera y en especial su apodo, La Doña (puesto por su trabajo en Doña Barbara), han tenido un impacto importante en mis noches de juego. Muy aparte de esto, el día jueves, una vez más, salí temprano del trabajo por asuntos relacionados a dolores de espalda de un compañero de trabajo y su necesario traslado a su hogar para la irremediable recuperación. El escogido para hacer las de ambulancia fui yo por lo que a las 3:00 p.m ya estuve en camino a casa y a una tarde libre, que suerte la mía.

Al llegar Daniela me comentó como había hecho una ganga al alquilar 2 películas piratas a 3 dólares. A mi me pareció una estafa pero ella insiste en que de todas formas no las volvería a ver y que solo estorbarían en casa. Yo aún tengo esta sensación de estafa, pero bueno, ahora veamos si se acuerda de devolverlas o le da pereza.

Encontré mi antiguo caballero del zodiaco rodando por ahí. Si, fui de los niños que seguía la serie y convenció a sus padres de comprarle el muñeco original con piezas de metal y no los chimbos de plástico súper rompible con pintura de plomo tóxica que andaban por todas partes. En una de las últimas sesiones de juego, este caballero se había enfrentado en una feroz batalla contra Mario bros* versión película, el carro de la Barbie y un G.I. Joe irreconocible; estos tres juguetes unidos eran conocidos como el eje del mal y tenían la intención de destruir el mundo de mi cuarto, al menos dentro del universo que era mi cajón de juguetes. Para simular las heridas correctamente, y por el hecho de que en la serie los caballeros siempre sangraban como esponja exprimida, decidí darle al muñeco un baño de tempera roja, esperando un efecto dramático digno de Hollywood, pero consiguiendo algo muy distinto.



Más de 15 años después, ese muñeco sigue rojo y sin cabeza (la perdió en la pelea) pero mi memoria me llevó a buscar la cabeza perdida en el baúl especial de Andrés. Este baúl, al que es posible que nombre en otras ocasiones, no es más que la prueba de mi infancia anormal y costumbres extrañas que podrían darle una buena tesis a un estudiante de sicología. Cuando era niño solía guardar cada cosa que me encontraba por ahí en mi aventuras, desde tornillos hasta papeles rotos con mensajes inentendibles. Dos cajones de mi guardarropa se llenaron de lo que otros llamarían cachivaches, pero yo llamo tesoros. Estos cajones incluían cables eléctricos después de un cortocircuito, un encendedor encontrado en, y posible iniciador de un, incendio forestal pequeño, y el control de TV Cable más viejo de la historia, que aún funciona. Ni siquiera cuando me casé lograron separarme de mis objetos, tuvo que llegar un cambio de casa y la separación de las moléculas de los cajones de madera para que yo enfrente la realidad y bote a la basura todo aquello que realmente no servía y deje atrás antiguas obsesiones que no cumplían ningún sentido.

Pero no lograron que bote todo.

No no, lo que pude rescatar lo puse en un baúl especial que nadie en casa puede tocar y peor aún botar nada, por más basura inservible que parezca, ese es el baúl especial de Andrés. Y de ese baúl rescaté todas las piezas que pude del caballero de zodiaco, que por cierto es el de libra porque ese venía con más piezas. Qué ironía.



Voy a trabajar en ponerle la cabeza en su lugar, recuerdo que en su momento lo intenté bastante, pero también recuerdo que en su momento no tenía una caja de herramientas, mañana veremos si lo logré o lo rompí. Espero no matarlo, uno de los pocos sobreviviente de mi juegos de guerra que incluían bolas de algodón empapadas en alcohol y prendidas en fuego, se merece un final más digno que partido por un destornillador.

En fin, decidimos salir por la noche a visitar a un par de amigos, llamémoslos Azrael y Wanda. El primero me había enviado unos textos por correo que sinceramente me parecieron muy buenos por lo que se lo hice saber con todos los adjetivos bien puestos, con algo de suerte los publico aquí para que vean de lo que es capaz un hombre cuando se la pasa todo el día en el trabajo con el Internet bloqueado y nada que hacer. Decidimos pasar la noche con unos cuantos juegos de mesa entre los que se encontraba Scene It?, juego que realmente no me gusta mucho pero que de vez en cuando me entusiasma. La suerte estuvo conmigo y mi ficha avanzó con seguridad mientras yo respondía sin miedo que el sobrino de Francis Ford Coppola que se cambió el nombre para ser famoso por su cuenta es Nicolas Cage y otras sandeces de ese tipo. Más de una vez en otras ocasiones hemos tenido que responder la misma pregunta o variaciones de ella y se ha vuelto un chiste interno la respuesta de esta pregunta, siendo usada como respuesta universal con resultados hilarantes. Era el turno final y Daniela, Wanda y yo estábamos en el último cuadro, era mi turno y yo solo debía contestar una pregunta más para ganar. Daniela sacó una tarjeta y su expresión me lo dijo todo.

¿Cuál es el nombre de la actríz mexicana cuyo apodo fue La Doña?

Que suerte la mía.




Bonus Track: ¡el control de TV Cable funcionando con las pilas originales! Yo tampoco lo puedo explicar.


*Cálmate pequeño nerd, se que no se llama Mario Bros sinó Mario Mario pero este nombre me parece ridículo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias por lo que me toca.
oye ese control, a parte de parecer POSESO por estar todavia funcionando 20 anios despues, creo que hizo que sonara el telefono te diste cuenta?

y te felicito por rescatar tu caballero del zodiaco, estoy seguro que Libra te lo agradecera siempre, y si lo logras restaurar no solo tendras un juguete-guerrero heroicamente un verdadero SURVIVOR, sino que tendras una excelente historia que contar a los biscanietos...

Azael

Andrés dijo...

Yo creo que el teléfono sonó por su propia iniciativa, ya sabes, para sentirse vivo.

Libra ahora está completo pero tiene mucha nostalgia de los tiempos de acción, también tiene un miedo exagerado hacia todo lo que tenga que ver con nintendo.

Conciencia dijo...

Lo mismo me pasa con She-ra.. por dónde andará? pero estoy segura q está a salvo

Anónimo dijo...

Si me hubiese tocado a mi la misma pregunta, hubiera contestado: Angélica María.

Gracias por hacerme un tilín menos ignorante.

(Estoy convencido de que estuve presente esa noche).

Saludos,

"Félix"