viernes, 13 de febrero de 2009

Buenas vibras

Hubo un tiempo que me obsesioné con la música de los Beach boys. Podía escuchar "Good vibrations" varias veces seguidas sin problema. Eso me recuerda que escuché la canción "Gotta get up" de Harry Nilson unas 20 veces seguidas según el itunes. Me pregunto si ese tipo de cosas cuentan como comportamiento obsesivo, después de todo no es una compulsión, es solo que realmente me gusta la canción y como me siento al escucharla. A veces tengo fantasías en medio de las canciones, del tipo como ubicaría esta canción en una película. Entonces empiezo a desarrollar escenas completas que vayan bien con la canción, pero a veces voy por la mitad de la escena y se acaba la canción y la pongo de nuevo.

"Gotta get up" la escuché en el soundtrack de A Good Year, película que fui a ver al cine por insistencia de Daniela, me parece, porque no tiene pinta de ser película que me haga decir "vamos a verla". Recuerdo que la canción me gustó de fondo y luego Daniela, dándome una sorpresa, se bajó el soundtrack de esta película y yo descubrí que aquella era la canción que tanto me gustó y no había logrado identificar. Es curioso como uno puede descubrir la música que más le gusta, casi de suerte. Me hace pensar en toda esa música que me encantaría si tan solo tuviera la oportunidad de escucharla, con el humor correcto supongo, porque eso también juega un papel en la obsesión de uno con la música.

Escuchando podcasts gringos he descubierto lo grave que es para ellos esto de bajar música "ilegalmente". Algo que en latinoamérica ni siquiera llegamos a cuestionar moralmente. Supongo que con pagar la cuenta mensual del Internet, ya sentimos que pagamos suficiente. Ya saben, es ese complejo del latino, de que siempre lo quieren estafar y siempre hay que pedir rebaja o salir con ventaja. ¿O será esto solo del ecuatoriano? o peor aun, ¿del guayaquileño? alguien que me diga, cualquiera, no sean tímidos.

Y uno baja música y dizque roba, pero no realmente. Aunque según los trailers pre-película de dvd pirata dicen, bajar música es tan malo como robar una cartera o un carro, hay que darse cuenta que realmente no tenemos la imagen, la presencia, el respeto y por supuesto las armas de alguien que robe carros y carteras. No que esté diciendo que sea glamoroso robar, pero el ladrón definitivamente tiene algo en su look que Vicente, aquel muchacho flaco de 15 años con malas notas que baja pornografía y discos de coldplay, no tiene.

Y bueno, me gustan los Beach Boys.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

osea, a quien no le gustan los Beach Boys?
ademas, que buenazo que es oir muchas veces una cancion y dejar que ocupe todos los rincones de tu conciencia por lo menos por un segundo, y sentirte como que eres parte de la cancion, o fuiste quien la escribio o quien la canta, o eres una de las notas de la cancion que se desprende del instrumento hasta acariciar tus oidos, y finalmente vuelve a tu conciencia y trata de ocuparla toda, aunque sea por un instante.

Azael

Andrés dijo...

¡Exacto!